<<<Volver

Las mejores técnicas para crear escaparates efectivos

19 de junio de 2024
Escaparate elegante

El escaparatismo es una de las disciplinas del marketing que se ha vuelto fundamental para el éxito de cualquier negocio minorista. Los escaparates no solo son una herramienta para captar la atención del público objetivo, también muestran la identidad de la marca y el valor de los productos que ofrece.

En este artículo investigamos algunas de las técnicas más eficientes de escaparatismo que pueden ayudar a potenciar el impacto visual del negocio y conseguir así el objetivo siempre perseguido, aumentar las ventas.

Conocimiento del público objetivo

Lo primero a tener en cuenta para un escaparatismo efectivo es conocer en profundidad al público objetivo, tanto sus preferencias y necesidades como sus comportamientos. Esto es algo esencial para poder crear un buen escaparate, por lo que es necesario investigar las tendencias de moda y consumo, además de los valores y estilo de vida de los consumidores.

Una vez conocemos la información necesaria, lo siguiente es llevar a cabo ciertas estrategias que atraerán la atención de los clientes.

Iluminación estratégica

La iluminación es un factor clave para atraer la atención del cliente y crear ambiente. Una iluminación adecuada puede ser un papel crucial para conseguir destacar los productos. 

Para conseguir el efecto esperado, se debe tener en cuenta el tono y color que se usa, así como la temporada, hora del día y tema del escaparate.

Existen muchas posibilidades a la hora de usar la iluminación como una herramienta de escaparatismo, desde luces ambientales suaves hasta focos direccionales que dirijan la atención a un punto estratégico.

Iluminación ambiental

Esta es la iluminación general del espacio. Su propósito es crear un ambiente acogedor, por lo que suele ser suave y difusa, evitando sombras fuertes o contrastes intensos. Se puede lograr mediante lámparas de techo, tiras LED ocultas o luminarias suspendidas.

Iluminación focalizada

Es la que se utiliza para destacar productos o áreas específicas dentro del escaparate. Es más intensa que la iluminación ambiental y se dirige específicamente a los objetos que se quieren resaltar, como artículos de nueva colección, productos de alta gama o promociones. Se consigue con focos dirigidos, lámparas de riel o sistemas de iluminación ajustables.

Iluminación decorativa

La iluminación decorative añade estilo y carácter al escaparate. Puede ser tanto una fuente de luz como un elemento estético en sí mismo. Este tipo de iluminación se consigue mediante elementos como guirnaldas luminosas, neones o lámparas de diseño.

Iluminación de contraluz o backlighting

Con esta técnica lo que se pretende conseguir es crear un halo de luz alrededor de los objetos o iluminarlos desde atrás, con el propósito de conseguir un contorno luminoso que los hace destacas del fondo. Es especialmente efectivo para crear un ambiente dramático o para destacar siluetas y formas.

Iluminación dinámica

Trata de utilizar luces que cambian de color, intensidad o posición para crear un efecto visual llamativo.

La iluminación dinámica puede captar la atención de los transeúntes y hacer que el escaparate sea visualmente vivo y en movimiento. Esta técnica es muy efectiva para campañas promocionales o eventos especiales.

Iluminación natural

Esta iluminación no siempre es controlable, sin embargo, puede ser utilizada a favor del escaparate. La luz del día puede conseguir que los colores se vean más vivos y que el espacio se sienta acogedor. Hay que tener en cuenta la importancia de la dirección e intensidad de la luz natural a la hora de diseñar el escaparate para evitar reflejos indeseados o decoloración de productos.

Iluminación LED

Los LED ofrecen una gran versatilidad en el escaparatismo debido a su eficiencia energética, su larga duración y su capacidad para producir una amplia gama de colores. Se pueden utilizar en casi todos los contextos mencionados anteriormente, desde la iluminación ambiental hasta la focalizada y la decorativa.

Uso estratégico del color

Queremos conseguir influir en las emociones y comportamientos de los consumidores, es por eso que utilizar una paleta de colores atractiva puede captar la atención y generar una respuesta emocional.

Por ejemplo, los colores vibrantes se usan para atraer la vista desde la distancia, mientras que si lo que queremos conseguir es una atmósfera específica, se usa una paleta con tonos más sutiles.

Es importante elegir los colores que resalten los productos, pero también aquellos que reflejen la temporada, campaña promocional o incluso los colores corporativos de la marca.

Aquí presentamos distintos ejemplos de cómo el color puede ser utilizado de manera efectiva en el diseño de escaparates:

Crear contraste

Un escaparate que utiliza un fondo oscuro (negro o azul marino) con elementos decorativos en colores brillantes (amarillo, rojo o blanco) puede conseguir que estos últimos resalten notablemente.

Provocar emociones específicas

El azul puede transmitir tranquilidad y confianza, ideal para tiendas con productos relacionados con el bienestar o servicios financieros. Por otro lado, el rojo puede estimular al cliente y aumentar el apetito, siendo una elección popular para escaparates de tiendas de alimentos o promociones de ventas.

Reflejar la temporada o tendencia

Colores cálidos y terrosos durante el otoño, verdes y florales en primavera, o tonos fríos y brillantes en invierno. Esto puede crear una conexión emocional con los espectadores al provocar sensaciones estacionales.

Comunicar la identidad de la marca

Utilizar los colores corporativos en el diseño del escaparate ayuda a reforzar la identidad de marca y facilita que los clientes reconozcan la tienda. Por ejemplo, una marca que utiliza el verde, puede enfocar su escaparate en este color.

Narrativa visual

Uno de los objetivos importantes a la hora de diseñar un escaparate es conseguir contar una historia a través de la disposición visual de los productos, hacer que los consumidores vivan una experiencia que les lleve a imaginar cómo esos productos pueden satisfacer sus necesidades, desde la aventura de viajar con el equipamiento adecuado hasta la comodidad de un hogar acogedor.

Esto se puede conseguir también a través de el uso de maniquíes en situaciones cotidianas e incluso involucrando elementos que evoquen una temporada o lugar específico.

La clave de esta técnica reside en encontrar la creatividad para poder ofrecer una historia atractiva visualmente y que además sea fácil de entender a primera vista.

Integración de tecnología

La tecnología ofrece nuevas oportunidades para innovar en el escaparatismo. Desde pantallas interactivas hasta realidad aumentada, herramientas que pueden crear experiencias que atraigan a los clientes de manera única.

Por ejemplo, una pantalla interactiva que permita a los espectadores ver cómo serían los productos en diferentes colores o estilos, incluso probarse visualmente la ropa sin entrar en la tienda.

Interacción y experiencia

Un enfoque en la interacción y la experiencia puede diferenciar un escaparate en el mercado actual. Esto puede incluir desde escaparates interactivos hasta experiencias sensoriales, como aromas sutiles o sonidos que complementen la narrativa visual del escaparate.

Crear una experiencia memorable puede motivar a los espectadores, además de a entrar en la tienda, a compartir su experiencia con otros.

Por ejemplo, una tienda de jardinería decide promover su gama de plantas autóctonas y sostenibles a través de un escaparate interactivo que invita a los espectadores a aprender sobre las especies y sus beneficios para el ecosistema local.

En conclusión, el escaparatismo no es solo una extensión del marketing o una herramienta de venta más, aquellas marcas que logren perfeccionar esta comunicación visual no solo enriquecerán la experiencia de compra de sus clientes, sino que también consolidarán su lugar en un mercado cada vez más dinámico y visual.

Post recientes
¿Necesitas ayuda?